Adaptarse a los cambios es fundamental para las empresas que quieren sobrevivir los próximos años. Eliminar el uso innecesario de papel es una medida importante para abrir las puertas hacia la transformación digital. La firma electrónica ayuda en este proceso, haciendo que las transacciones sean mucho más seguras y ágiles.

La primera ventaja que ofrece la firma electrónica es reducir el tiempo para cerrar contratos. En vez de esperar días, semanas o incluso meses para ver un documento firmado, con la firma electrónica es posible que este tiempo sea cortado para recibir un documento en horas o incluso minutos. Se trata de una solución realmente productiva que, sobre todo, ayuda con una nueva experiencia a los clientes a realizar la rúbrica necesaria.

Plena validez legal y aceptado en la mayoría de países del mundo, la firma electrónica es una herramienta importante que está más presente en las operaciones de las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas.

Otro gran factor es la posibilidad de seguimiento de las actividades que involucran cualquier documento. A partir del momento en que un archivo se coloca en la plataforma, se registra cualquier movimiento. Quién abrió, en qué lugar, en qué fecha y hora, con qué dispositivo, etc. Todas estas informaciones quedan registradas y pueden ser fácilmente accesibles para consultas jurídicas, certificando la integridad de todas las etapas.

Los costos también disminuyen con la adopción de la firma electrónica en el día a día. Si antes era necesario usar muchas hojas de papel, tinta para impresora, fax, fotocopias y envío de documentos, todo se puede eliminar con procesos mucho más simples. También hay que tener en cuenta la utilización de carpetas, sobres, armarios y espacio – conforme la empresa va creciendo – para almacenar todos los papeles. Por otro lado se agregan cuidados especiales para evitar problemas como incendios. Sin embargo, con la adopción de la firma electrónica y, por consiguiente, la digitalización de toda esta información, la seguridad y la autenticidad están garantizadas.

Además, todos los documentos se pueden crear digitalmente y firmarlos electrónicamente sin pasar por el proceso de impresión, todo con valor legal. Con esta medida, es posible lograr un cumplimiento del 100% y asegurarse de que no habrá ninguna pérdida de datos importantes. Para acceder a ellos, tan solo necesitamos unos cuantos “clics” y toda la información estará a mano.

Las numerosas ventajas de la firma electrónica implican reducción de costos, mejora en la experiencia del cliente, más eficiencia, aceleración y aumento de los ingresos, monitoreo total de las etapas, seguridad, integridad, autenticidad, agilidad, validez legal y la posibilidad de acceder a documentos desde cualquier lugar del mundo, a través de smartphones, tablets o computadoras. Para fines personales o negocios cualquiera puede disfrutar de los beneficios.

Accede a nuestra plataforma para llevar a cabo una prueba gratuita y experimenta los beneficios de la firma electrónica de Fingerink.